Mandalas

¿Qué son las mandalas?

Mandela es una palabra sánscrita que significa “círculo”, la forma perfecta  y por ello símbolo del cosmos y de la eternidad.

Se trata de representaciones artísticas organizadas alrededor de un centro, tienen un origen ancestral y están presentes en todas las culturas: desde la azteca, maya, egipcia, tibetana, india, china, hasta en catedrales medievales y en íconos modernos cargados de significado y simbolismo.

Las mandalas más comunes son dibujos enmarcados en un círculo  y compuestos por diferentes formas de colores que giran de forma armónica en torno a un punto central.

Tipos de Mandalas

Aunque suelen ser circulares, a menudo los mandalas tienen otras formas geométricas, como cuadrados, triángulos, cruces o apariencia de flores.

Hay mandalas de figuras tridimensionales, como los utilizados en el budismo como ofrenda al solicitar una enseñanza a un maestro espiritual, o los palacios mandala.

También existes diferentes tipos de danzas mandálicas como la danza sufí de los derviches turcos, un baile ritual que representa la conexión con Dios a través del movimiento giratorio.

El Mandala Mudra es una postura concreta de las manos utilizada en el yoga y en la meditación

Muchas catedrales tienen vidrieras de colores vivos que son mandalas, representaciones sagradas que sirven de iluminación y como elemento de conexión entre lo mundano y lo espiritual.

En la cultura tibetana a menudo se crean increíbles mandalas de arena de colores, se estudian durante un tiempo y después se deshacen, lo que prepara el terreno para que nuevas creaciones puedan ocupar su lugar; realmente importante no es la que se crea, sino el propio proceso creativo en si. Lo efímero de la materia frente a la belleza del cambio constante.

Ya sea como representaciones artísticas de los pueblos o cargados de significación religiosa, los mandalas están por todas partes y guardan en sí mismos la esencia del hombre: ese núcleo de eternidad en relación dinámica con todo aquello que le rodea.

¿Para qué sirven las mandalas?

Aunque desde la antigüedad se han utilizado los mandalas con fines contemplativos y religiosos, a partir de las investigaciones del famoso psicólogo e investigador Carl G. Jung, los mandalas sobrepasaron el ámbito del pensamiento místico y comenzaron a utilizarse también con fines terapéuticos.

La afinidad de Jung a las imágenes y símbolos de otras culturas hizo que sus investigaciones siguieran diversas direcciones. Durante la Primera Guerra Mundial, siendo comandante en un campo de internos británicos, empezó a dibujar formas circulares, y no tardó en darse cuenta de que eran mandalas.

Cada mandala personalizaba su estado psíquico del día en que lo había dibujado, y descubrió que todo este proceso le ayudaba mucho. Le permitió unir los hilos de su vida y descubrir dentro de ellos un punto de enfoque.

Según Jung los mandalas poseen un poder extraordinario, porque son imágenes sagradas que representan la psique integrada: el objetivo que todos nos esforzamos por conseguir. Consideraba los mandalas como una representación arquetípica del subconciente colectivo y también útil para la interpretación de los sueños.

La sencilla actividad de colorear mandalas pone en funcionamiento mecanismos físicos (la vista, el tacto, los músculos que dirigen el movimiento del trazo), mentales (la elección del color, su disposición, la creatividad) y psicológicos.

A nivel psicológico las mandalas nos ayudan a la activación conjunta entre el hemisferio derecho de nuestro cerebro (involucrado en la creatividad, el sentido artístico, la imaginación, la intuición y lo global) y del hemisferio izquierdo (por el proceso secuencial, preciso, metódico y detallista de la escritura de sus representaciones). Por lo que son un buen instrumento para facilitar el equilibrio psicológico.

La contemplación de una mandala es también una técnica muy poderosa utilizada para la meditación.

Así que el uso de los mandalas nos puede aportar innumerables beneficios en diversos aspectos de nuestra vida, tanto el nivel físico, psicológico y emocional como en nuestro lado más creativo y espiritual.

El significado de los colores de las mandalas:

Blanco: Pureza, simplicidad, limpieza, frescura, optimismo, inocencia, claridad, longevidad.

Rojo: Pasión, amor, fuerza, valor impulsividad, sexualidad, deseo, determinación, sangre, vida, energía, el peligro, lo prohibido, la guerra.

Naranja: Optimismo, salud, calidez, entusiasmo, creatividad, fraternidad, éxito, vitalidad, movimiento.

Amarillo: Energía, felicidad, inteligencia, diversión optimismo, innovación, alegría.

Verde, Esperanza, equilibrio, crecimiento, rejuvenecimiento, naturaleza, estabilidad.

Azul: Serenidad, tranquilidad, libertad, verdad, armonía, fidelidad, progreso, introspección, contemplación, soledad, frialdad, serenidad, lealtad.

Púrpura: Espiritualidad, poder, misticismo, romanticismo, majestuosidad, autoridad, manipulación, sensualidad.

Rosa: Dulzura, calma, delicadeza, exquisitez, gratitud, amistad, buen humor, sensibilidad.

Gris: Paz, formalidad, lo sombrío, tenacidad, elegancia, seriedad, orden.

Negro: Silencio, profundidad, misterio, sobriedad, poder independencia, tristeza, desánimo receptividad.

Marrón: Estabilidad, firmeza, riqueza, compresión, ternura.

Violeta: transformación, magia, espiritualidad e inspiración.

Plateado: capacidades psíquicas, emociones fluctuantes.

Dorado: sabiduría y lucidez.

El significado de las formas en los mandalas

Círculo: Perfección, movimiento, cambio, el verdadero yo, seguridad, lo absoluto.

Cuadrado: Estabilidad, equilibrio, energía, vitalidad, entusiasmo.

Triángulo: Plenitud, pasión, transformación, el inconsciente.

Cruz: Decisiones, unión de dos aspectos opuestos (cielo, y tierra, vida y muerte, lo consciente y lo inconsciente), diferentes direcciones.

Rectángulo: Estabilidad, inteligencia, vida terrenal, riqueza, sustento.

Pentágono: Silueta del cuerpo humana, los cinco elementos (tierra, agua, fuego, metal, madera), inteligencia, poder.

Hexágono: Unión de los contrarios, impulsividad, agresividad.

Corazón: Amor, felicidad, alegría, sentimiento de unión, amistad.

Laberinto: Búsqueda interior, necesidad de encontrar el propio centro.

Mariposa: Transformación auto renovación, evolución.

Estrella: Espiritualidad, liberación, salvación, imaginación.

Espiral: Vitalidad, curación, flujo energético.

Fuente: La Guía Esotérica.com – http://laguiaesoterica.com/mandalas/

Colección Mexicali, B.C. – Mexicali, B.C. Collection

Norma Careño


Junio 15, 2016.


Junio 15, 2017.


Junio 18, 2016.


Junio 20, 2016.


Junio 23 2016.


Junio 24, 2016.


Junio 26, 2016.


Junio 27, 2016.


Julio 12, 2016.


Julio 13, 2016.


Julio 14, 2016.


Julio 30, 2016.


Agosto 1, 2016.


Agosto 5, 2016.


Aagosto 14, 2016.


Agosto 29, 2016.


Enero 3, 2017.


Enero 24, 2017


Febrero 23, 2017.


Febrero 26,2017.


Febrero 27, 2017.


Julio, 2017.


Agosto, 2017.


Agosto, 2017.


Mandalas 2017-2018









Zentangle Art


Si te interesa alguna de estas mandalas por favor contáctame para checar su disponibilidad:

Contáctanos: